Actualidad
Home / POLÍTICA / TRUMP, UNA VEZ MÁS, TRAICIONA LA ESPERANZA DE LA HUMANIDAD.
TRUMP, UNA VEZ MÁS, TRAICIONA LA ESPERANZA DE LA HUMANIDAD.

TRUMP, UNA VEZ MÁS, TRAICIONA LA ESPERANZA DE LA HUMANIDAD.

“Con la misma irresponsabilidad y temeridad derivadas de la ignorancia con la que suele decidir cuestiones estratégicas y de alcance mundial, el presidente Donald Trump acaba de anunciar la salida de su país del Acuerdo de Paris sobre el Cambio Climático.” Miguel Mejía, secretario general.

 

Santo Domingo, R.D.- Con la decisión del presidente Trump de retirar a los Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático,  una vez más y de manera flagrante, el gobierno de la nación más poderosa del planeta no solo se aísla, sino que traiciona la ya de por sí débil esperanza de la humanidad sobre su propio futuro.

El Acuerdo de París es un acuerdo aprobado dentro del marco de las Naciones Unidas y da respuesta a la imperiosa necesidad de aplicar de manera ininterrumpida un programa de medidas para atajar y revertir, en lo posible, el cambio climático que a todos afecta. Se trata de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de potenciar la resistencia de los ecosistemas a los efectos del calentamiento global. Es un acuerdo que hereda y da continuidad al Tratado de Kyoto, cuya vigencia expira en el año 2020. Fue redactado  y aprobado el 12 de diciembre de 2015 por la XXI Conferencia sobre Cambio Climático (COP21), celebrada en la capital francesa, y quedó abierto para la firma el 22 de abril de 2016, fecha en que se conmemora el Día de la Tierra.

Es curioso que  el  Acuerdo de París incluya, entre las medidas a adoptar por las naciones signatarias, la lucha contra la pobreza, identificada como una de las causas indirectas del deterioro alarmante y la sobreexplotación del medio ambiente.

No hay motivo alguno de asombro: a la voraz defensa de las ganancias de las empresas norteamericanas, no importa si a costa de la vida en el planeta, la decisión de Trump viene teñida con la arrogancia de quien se burla escupe sobre de los demás, cuya suerte y vida no interesan ni cuentan. “No queremos que otros países se rían de nosotros-ha afirmado Trump con la espantosa simpleza de sus argumentos-Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburg, no de París”

Si no existiese o se incumpliese el Acuerdo de París, el calentamiento  promedio para el 2100 será de 4.5 grados centígrados, por encima de los promedios actuales. De cumplirse, sería de 2,7%.  Las consecuencias de estos aumentos de la temperatura terrestre serían catastróficas y podrían poner en entredicho la continuidad de la vida. Es de esto, precisamente de lo que se ríe Donald Trump.

Y no solo es una decisión brutalmente egoísta, sino injusta: en los últimos 150 años, los Estados Unidos han sido el primer  país contaminante del planeta, causante del 27% de las emisiones de gas carbono a la atmósfera. También se encuentra entre las cinco naciones que más toneladas de metano emite, causante directo del efecto invernadero. En los últimos 50 años ha encabezado la lista mundial de consumo de electricidad per cápita, energía obtenida por la quema de combustibles fósiles. Por todas estas razones, un estudio de la Universidad de Berkeley indica que es el país que más ha contribuido al calentamiento global.

Que el gobierno de los Estados Unidos no asuma las consecuencias de sus actos y deserte de sus responsabilidades históricas es parte del obsceno significado de la decisión de Trump.

Solo Nicaragua y Siria, de entre 197 países signatarios de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y ahora Estados Unidos, no forman parte del Acuerdo de París. Es bueno dejar establecido que el caso de Nicaragua es diametralmente opuesto al de la poderosa nación del norte: su negativa a firmar el Acuerdo se debió a considerar que las medidas contenidas en el mismo, era débiles e insatisfactorias para frenar la debacle que nos amenaza.

Donald Trump apuesta por la destrucción de la vida sobre la tierra, en el enloquecido intento de “hacer de nuevo grande a los Estados Unidos”. Pero no hay grandeza en la arrogancia egoísta, ni en la ignorancia, ni en la voracidad empresarial, ni en el desprecio al derecho ajeno, ni en la depredación de los recursos naturales. Lejos de ganar apoyo para un liderazgo tambaleante, a escala mundial, Donald Trump hace vulnerable y repudiado a su país, desacreditándolo con una decisión tomada por un puñado de mercaderes ambiciosos.

Donald Trjump se coloca de espaldas al tema medioambiental y a la responsabilidad frente al principal fenómeno que actualmente amenaza la especie humana, como es el cambio climático.

Bajo el argumento de que el Acuerdo de Paris “debilita la economía estadounidense”, al anunciar el retiro de su país de este acuerdo, Trump deja a un lado que el desarrollo económico involucra al ser humano y la naturaleza; y que este 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, todos los países están promoviendo conciencia ciudadana bajo el lema oficial “ESTOY CON LA NATURALEZA”, lema que varios países como Cuba, para conmemorar la fecha,  lo sintetizan “Conectando a la gente con la naturaleza.”

Ya sabíamos que el estrecho círculo de multimillonarios que promovieron la candidatura de Donald Trump  no haría nada por los pobres del mundo, ni siquiera por sus conciudadanos. Ahora también sabemos, de manera trágica, que con tal de acrecentar sus ganancias, están dispuestos a arrasar el planeta y condenar a muerte a todas las formas de vida que lo pueblan.

Es un recordatorio a tiempo para que el mundo active la lucha a favor  de los mejores valores de la humanidad, al conmemorarse hoy, 5 de junio, el Día Mundial del Medio Ambiente.

 

Junio 4, de 2017.

 

Leave a Reply

Scroll To Top