Actualidad
Home / SALA DE PRENSA / INTERNACIONALES / MIU ENTREGA DOCUMENTO SOLIDARIDAD EMBAJADA NICARAGUA
MIU ENTREGA DOCUMENTO SOLIDARIDAD EMBAJADA NICARAGUA

MIU ENTREGA DOCUMENTO SOLIDARIDAD EMBAJADA NICARAGUA

Santo Domingo. R.D.- Una Delegaciòn de nuestro Movimiento Izquierda Unida, encabezada por nuestro secretario general, compañero Miguel Mejìa, visitò este lunes la Embajada de Nicaragua en el país para enviar un mensaje condolencias y solidaridad al Comandante Daniel Ortega, a la Vicepresidenta Rosario Murillo, al pueblo y al Frente Sandinista de Liberaciòn Nacional, ante los daños causados por la tormenta tropical Nate,  y,  en repudio a la Ley Nica Act, recién aprobada en el Congreso Norteamericano.

Nuestro secretario general estuvo acompañado por los Embajadores de la Repùblica de Cuba y de la Repùblica Bolivariana de Venezuela en el país, Señores Juan Carlos de la Nuez y Alì de Jesus Uzcàtegui Duque, Manuel Celestino, Elpidio Nùñez, miembro de la Comisiòn Polìtica, entre otros dirigentes, quienes fueron recibidos por la Embajadora Yaosca Calderòn.

A continuación, el texto de la carta dirigida al Presidente Daniel Ortega y a la Vicepresidenta Rosario Murillo:

 

Octubre 9, de 2017.
Comandante
Daniel Ortega Saavedra
Presidente Constitucional
Repùblica de Nicaragua

 

Compañera
Rosario Murillo
Vicepresidenta
Repùblica de Nicaragua
Vocera Oficial del Gobierno de Reconciliaciòn y Unidad Nacional

Estimados Compañeros:

Esta temporada ciclónica, que iniciò el pasado 1 de junio y concluirá el 30 de noviembre próximo, ha dimensionado los efectos del cambio climático que està incidiendo de muchas formas en el medio ambiente global; en las últimas tres semanas varios países de la región de Centroamèrica, el Caribe y Norteamèrica, han sufrido impactos severos a consecuencia de fenòmenos climáticos y meteorológicos, desde terremoto, huracanes y tormentas tropicales.

Lamentamos sobre manera los efectos causados por la tormenta tropical Nate, en vuestro país, dejando afectados a la fecha, según informe oficial, 16 Departamentos y regiones, 87 municipio, 747 barrios y comunidades, 7,840 familias, 15 vìctimas humanas mortales, una persona desaparecida, 3,353 familias en casas solidarias, 270 en albergues; 5,900 viviendas afectadas; y en total 32,684 personas afectadas.

Estas cifras demuestran la capacidad y rápida intervención oficial con todas sus instituciones ante estos desastres, lo que les ha permitido contabilizar los daños y poner en marcha de manera ipsofacta las medidas de contingencias.

Estamos muy conmocionados ante esta situación. Les expresamos nuestras sentidas condolencias, a su Gobierno, al pueblo y a los familiares de las víctimas, y nuestra firme solidaridad. Sabemos que sabrán recuperarse muy pronto, dadas las características de unidad, dedicaciòn y trabajo de su pueblo.

Esta situación climàtica sucede dos días después de haber sido aprobada en el Congreso de los Estados Unidos de Norteamèrica la Ley Nica Act, repudiable forma de intervención norteamericana en su país, lo que no doblegarà a su Gobierno ni a su pueblo, revestidos de una coraza de lucha firme e indetenible por hacer y defender una Nicaragua libre y soberana.

Los cambios que ha logrado el Gobierno sandinista junto a su pueblo, alcanzando la mayor seguridad y estabilidad de los países de Centroamèrica, logrando armonía entre los sectores sociales, empresariales y religiosos, le causa preocupaciòn al imperialismo norteamericano y sus aliados internos, y le acelera su odio y sed de venganza hacia los pueblos que han decidido luchar por su libertad y mantenerla.

Con esta forma injerencista, procuran reeditar en Nicaragua sus actos de guerra sucia, como lo están haciendo contra Venezuela, y contra Cuba, pretendiendo afectar el proceso de normalización diplomática; procuran usar las modalidades de golpes blando, como lo hicieron contra Mel Zelaya en Honduras, Vilma Rousseff, en Brasil, y Fernando Lugo, en Paraguay. Y utilizan las maniobras arteras para impedir el retorno a la vida política y la participación en futuras elecciones de ex presidentes, como Cristina Kirchner, de Argentina; Rafael Correa, de Ecuador, y Luis Inácio Lula da Silva, en Brasil. Tambièn forma parte de este entramado el acoso y la judicialización de la política contra líderes antiimperialistas.

Y, contra Ustedes, Comandante Daniel Ortega, compañera Rosario Murillo y el Frente Sandinista de Liberaciòn Nacional, como vanguardia polìtica de ese proceso revolucionario,  lo intentaron en la antesala electoral de 2016, con la amenaza de la misma Iniciativa de Ley Nica Act, entre otras maniobras, para restarle espacio e impedir que se mantuvieran en el poder; pero, el pueblo nicaragüense le diò el voto de confianza y  resultó electo presidente, Comandante Ortega, con el 75,2% de los votos de su pueblo, bajo observación y certificación internacional.

Ahora, en la antesala electoral de las elecciones municipales del presente año, el 5 de noviembre próximo, vuelven con la misma intención y esta vez, con la repudiable aprobación en el Congreso de una Ley destinada a impedir el acceso de Nicaragua a créditos otorgados por entidades financieras internacionales de carácter multilateral, a través del veto obligatorio del gobierno norteamericano. Una Ley presentada por la congresista de origen cubano Ileana Ross-Lethinen miembro de la más fanática y desprestigiada ala de la contrarrevolución cubana.

En las elecciones del 2007 ustedes, compañeros sandinistas, regresaron al poder, manteniéndose en sucesivas elecciones hasta el presente, con el firme apoyo de su pueblo, protagonizando un proceso de cambios encaminados al desarrollo del país y al triunfo de la justicia social. Eso es precisamente lo que no se perdonan las Administraciones imperialistas norteamericanas y la oligarquía nicaragüense, que no han podido satisfacer su pretensión de derrocar el gobierno sandinista. Y con la Nica Act, creen que será el acto final de la ola contrarrevolucionaria, liderada hoy por el gobierno de Donald Trump, no solo para forzar revertir los cambios experimentados en Nicaragua, sino para hacer retroceder a los pueblos de Nuestra Amèrica a la nefasta era de Reagan y al neoliberalismo y sus feroces medidas.

En épocas no lejanas, estas políticas imperialistas eran aún más descarnadas. Recordemos los golpes de Estado contra Salvador Allende, en 1973, en Chile; Juan Bosch, en 1963, en República Dominicana, y contra el propio Hugo Chávez, en Venezuela, en el 2002. Tampoco olvidemos las intervenciones militares directas, como en Playa Girón, Cuba, en 1961; la de República Dominicana, en 1965; la de Granada, en 1983, y la de Panamá, en 1989.

En el caso de Nicaragua sandinista, la cadena de agresiones es de larga data y comienza con las invasiones yanquis de 1853, 1854,1894 y 1926, esta última coronada con el asesinato del general Augusto César Sandino. Derrotada en 1979 la dictadura de Somoza, aupada y sostenida por los Estados Unidos, comenzó una mortífera guerra sucia contra el gobierno sandinista y el pueblo nicaragüense, que logró su desgaste y derrota electoral en 1990, tras causar más de 30 mil muertos.

No hay aquí nada nuevo. Tampoco se trata de una política desconocida para América Latina y el Caribe. Se inserta en la ola de agresiones y manipulaciones con que el imperialismo norteamericano   pretende recuperar el terreno perdido en la región y restaurar el viejo orden con gobiernos tìteres de derecha. Se equivocan, los sandinistas, fogueados por décadas de lucha, junto a su pueblo y la solidaridad internacional, propinarán una nueva derrota al imperialismo y sus lacayos.

Expresamos nuestro repudio a esta medida injerencista contra el pueblo de Nicaragua y reafirmamos nuestra amistad y solidaridad, en cualquier circunstancia, frente al enemigo común, que no parece rendirse, en su desacreditada política injerencista, ni cesar en sus pretensiones ante el avance indetenible de nuestros pueblos, conscientes estos, de que sòlo los gobiernos progresistas y de izquierda les pueden garantizar las seguridades de su bienestar y desarrollo, manteniendo en alto su soberanía.

El pueblo nicaragüense seguirà adelante; ya lo dijo Augusto Cèsar Sandino: Nosotros iremos hacia el sol de la libertad o hacia la muerte; y si morimos, nuestra causa vivirà!

En nombre de nuestra Direcciòn Nacional,

 

Miguel Mejìa
Secretario General.

Leave a Reply

Scroll To Top