Actualidad
Home / SALA DE PRENSA / INTERNACIONALES / LA VISITA DEL PRIMER MINISTRO DE VIETNAM NGUYEN XUAN PHUC A ESTADOS UNIDOS.
LA VISITA DEL PRIMER MINISTRO DE VIETNAM NGUYEN XUAN PHUC A ESTADOS UNIDOS.

LA VISITA DEL PRIMER MINISTRO DE VIETNAM NGUYEN XUAN PHUC A ESTADOS UNIDOS.

Dr. Ruvislei González Saez (Investigador del CIPI)

Las relaciones recientes entre Vietnam y Estados Unidos han tenido un impulso creciente motivadas por el interés de avanzar en la Asociación Integral establecida en el 2013. En el 2017 bajo la presidencia de Donald Trump se ha mantenido el interés por profundizar los lazos aunque existen algunas diferencias provocadas fundamentalmente por las cuestiones comerciales. Los días 20 y 21 de abril del actual año Trump invitó al primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, a visitar Estados Unidos. La invitación se hizo oficial, mediante la carta entregada al viceprimer ministro y canciller de Vietnam, Pham Binh Minh por el asesor de Seguridad Nacional Herbert Raymond McMaster[1], en momentos en que el primero se encontraba de visita en Washington.

La gira oficial de tres días del primer ministro Nguyen Xuan Phuc a Estados Unidos  entre el 29 y el 31 de mayo incluyó conversaciones con el presidente Donald Trump y el secretario de Estado, Rex Tillerson, entre otras autoridades. Xuan Phuc fue el primer líder nacional del Sudeste Asiático y el tercero de un país asiático, tras el primer ministro japonés Shinzo Abe y el presidente chino Xi Jinping en tener una reunión oficial con Trump. Aunque esto no significa que Vietnam es el tercer país más importante de la región para los Estados Unidos, dice algo sobre la importancia que está ganando Hanoi. A la vez, constituye el interés inmediato de Vietnam por resolver directamente algunas cuestiones de suma importancia para su política, como es el caso de los temas comerciales derivados por las declaraciones de Trump en relación al déficit comercial estadounidense, así como por la retirada del tratado de Asociación Transpacífico (TPP).

Previo a su programa en Washington, el primer ministro estuvo en Nueva York, donde asistió a la ceremonia por el aniversario 40 de la incorporación de Vietnam a la Organización de Naciones Unidas (ONU) y también se entrevistó con el secretario general de esa organización, António Guterres. En esta visita, lo acompañaron el viceprimer ministro y canciller Pham Binh Minh; el jefe de la Oficina Gubernamental, ministro Mai Tien Dung, así como los titulares de Seguridad Pública, To Lam; de Planificación e Inversión, Nguyen Chi Dung; de Industria y Comercio, Tran Tuan Anh; y de Agricultura y Desarrollo Rural, Nguyen Xuan Cuong; entre otras autoridades.

El jefe de Gobierno sostuvo diálogos telefónicos con varios congresistas republicanos y demócratas estadounidenses, entre ellos el presidente pro tempore del Senado y titular del Comité de Finanzas, Orrin Hatch, y el jefe del Comité de Relaciones Exteriores, Bob Corker. En las conversaciones, Xuan Phuc apreció el papel del Congreso estadounidense en el fortalecimiento de las relaciones bilaterales y expresó el deseo de continuar desarrollando la asociación integral Vietnam-Estados Unidos sobre la base del respeto a sus respectivas instituciones políticas.

Además, convinieron en seguir impulsando las relaciones entre la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y Estados Unidos, y continuar la cooperación para enfrentar los desafíos globales, entre ellos la contaminación del medio ambiente, la garantía de la seguridad sanitaria y la lucha contra la trata humana y la comercialización de especies salvajes. Como contraparte de desarrollo de la Comisión del Río Mekong y miembro fundador de la Iniciativa de la Cuenca del Mekong, la nación americana reiteró el respaldo a la cooperación entre los países integrantes de la Comisión, así como entre ese órgano y otros mecanismos regionales, en beneficio del uso, gestión y desarrollo sostenible y eficiente de los recursos hídricos transfronterizos.

El jefe de gobierno vietnamita también pronunció un discurso en la Fundación Heritage, y sostuvo un intercambio con políticos y académicos estadounidenses, así como diplomáticos y representantes de las embajadas de la ASEAN en  el marco de su estancia. Según Xuan Phuc, Vietnam insiste en el desarrollo de las relaciones integrales y duraderas con Estados Unidos, con respeto a la independencia y la soberanía y en beneficio mutuo.

En la última jornada de su estancia, el jefe de gobierno sostuvo un encuentro con los funcionarios y trabajadores de la Embajada y de otros órganos de Vietnam en esta nación, en el cual reconoció su preparación y coordinación que ha contribuido al éxito de esta visita. También enfatizó sobre los trabajos desplegados durante los últimos tiempos, los cuales coadyuvaron a promover las relaciones entre ambos países. Al informar sobre la situación socioeconómica vietnamita, el premier expresó que la economía de la nación indochina registra un buen crecimiento con el aumento de las exportaciones, el equilibrio del presupuesto y la mejora del nivel de vida de la población.

Estados Unidos es uno de los países con mayor comunidad de vietnamitas residentes en el extranjero, por lo que en ese sentido, Xuan Phuc recomendó a la misión diplomática prestar atención a sus opiniones y sugerencias para que proponga al gobierno políticas adecuadas. También subrayó la eficiente operación de otros órganos del país en los Estados Unidos como la Agencia Vietnamita de Noticias (VNA), la Televisión Nacional (VTV) y la oficina del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Los crecientes vínculos Vietnam-Estados Unidos en todas las esferas, entre ellas política-diplomacia, economía, comercio, ciencia-tecnología, defensa-seguridad, educación, intercambio de pueblo a pueblo, ayuda humanitaria, mitigación de secuelas de guerra y coordinación en los asuntos regionales y globales, han creado numerosas oportunidades. El período reciente puede caracterizarse por una evolución de las relaciones de la confrontación a la cooperación, sin olvidar el pasado conflictivo y que aún persisten diferencias especialmente en temas de sistema político, derechos humanos, comercio, etc.

En la reunión del primer ministro vietnamita con el presidente Trump, ambas partes abogaron por mantener el intercambio de delegaciones de alto nivel e impulsar los mecanismos de diálogo existentes, entre ellos la cooperación en el canal partidista[2]. En la ocasión, el presidente estadounidense manifestó el respaldo a Vietnam como país sede de la Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) 2017. Por otro lado, se comprometieron a aumentar los lazos económicos de beneficio mutuo, y continuar apoyando la cooperación bilateral para el desarrollo. Estados Unidos se comprometió a apoyar a Vietnam en la adquisición de nuevas instalaciones para sus oficinas de representación en la nación americana.

El premier Xuan Phuc afirmó que Vietnam persiste en la política de renovación económica e integración global, incluida la creación de condiciones favorables para las empresas extranjeras, entre ellas las de Estados Unidos; la protección de la propiedad intelectual y el perfeccionamiento del marco legal en concordancia con los compromisos internacionales del país asiático. En tal propósito, los líderes ratificaron la importancia de impulsar el intercambio comercial y respaldar a las comunidades empresariales, particularmente con la implementación eficiente del Acuerdo marco sobre el Comercio y la Inversión, para resolver con espíritu constructivo los problemas emergentes.

Los altos dirigentes formularon votos por resolver los asuntos comerciales prioritarios y por trabajar conjuntamente en la solución de otros temas de interés de cada parte, tales como la protección de la propiedad intelectual, los servicios financieros y publicidad, productos de seguridad informativa, la entrada al mercado estadounidense del pescado Tra y los camarones.  Washington reconoce el interés de Vietnam en alcanzar el estatuto de economía de mercado, y ambas partes aplaudieron el anuncio con la visita, de los nuevos acuerdos comerciales con valor total de ocho mil millones de dólares. Sin embargo, aún los Estados Unidos no reconoce tal estatus mercantil de Vietnam, lo que le ayudaría a dinamizar sus relaciones comerciales.

Las dos naciones firmaron acuerdos en diversos sectores valorados en  8 mil millones de dólares. También, emitieron una declaración conjunta con vistas a fortalecer su Asociación Integral, establecida en 2013. En ese documento se comprometieron a mantener los contactos de alto nivel y el intercambio de delegaciones, incluido el diálogo entre el secretario de Estado y el canciller para analizar medidas con el mencionado fin. Ambas partes promoverán los crecientes vínculos económicos de mutuo beneficio para aportar una mayor prosperidad a cada nación, en tanto subrayaron el apoyo a la cooperación para el desarrollo. Además se comprometieron igualmente a reforzar los nexos en defensa según el memorando de entendimiento de 2011 para impulsar la cooperación y la declaración conjunta de 2015 relacionada con ese campo.

Las empresas estadounidenses Uber, Coca- Cola, Exxon Mobil, Cargill, General Electric, Johnson& Johnson y Pfizer, se han convertido en nombres familiares para los consumidores vietnamitas por su gran monto de capital colocado y también por sus contribuciones al crecimiento de las exportaciones de la nación sudesteasiática. Según especialistas, el aumento de la cantidad de acuerdos firmados durante los últimos tiempos entre compañías estadounidenses y socios vietnamitas, especialmente en petróleo, tecnología informática, alimentos para animales domésticos y electrónica, se debe en parte al buen avance de las relaciones bilaterales. De acuerdo con la Cámara Americana de Comercio (AmCham) en Vietnam, varias corporaciones del país norteamericano se encuentran actualmente en pleno trabajo con las autoridades nacionales para ampliar sus proyectos.

Un grupo planea inyectar capital inicial multimillonario en la industria electrónica de Vietnam mediante un tercer país, ante la aplicación de numerosas políticas preferenciales para los proyectos de alta tecnología por parte de la nación sudesteasiática. Mientras, las grandes marcas con larga experiencia en la inversión en Vietnam se empeñan en extender sus negocios, tal como es el caso de Cargill, compañía que pondrá en funcionamiento un almacén valorado en 10 millones de dólares en la provincia sureña de Ba Ria- Vung Tau.  Algunos grandes grupos como Dow Chemical tampoco se sienten satisfechos por la dimensión actual de sus operaciones en Vietnam. Representantes de Dow Chemical revelaron el plan de intensificar sus actividades y ratificaron la disposición de respaldar a Vietnam en la construcción de una lista nacional de productos químicos para favorecer los estudios en el campo y también el desarrollo del sector.

Por otro lado, entre los acuerdos logrados están los de la aerolínea vietnamita Vietjet valorado en 3 580 millones de dólares para la compra de 215 motores aeronáuticos de la compañía estadounidense CFM International[3] por 12 años. La firma fue presenciada por el primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, en su visita oficial a Estados Unidos, y el secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross. En la ocasión, Vietjet y la compañía GECAS,  suscribieron un memorando de entendimiento para proveer servicios financieros por valor de mil millones de dólares, con el fin de comprar y alquilar 10 aeronaves. Además, la compañía vietnamita rubricó un acuerdo por 180 millones de dólares con el grupo Honeywell Aviation para asegurar el mantenimiento de los motores de sus 98 aviones. Vietjet Air es la segunda mayor aerolínea de Vietnam con un ingreso total en 2016 de mil 300 millones de dólares. La aerolínea cuenta con una flota moderna que efectúa 350 vuelos al día. Transportó hasta el momento a casi 35 millones de pasajeros.

Según Amcham, el 72% de los empresarios estadounidenses en Vietnam sometidos a una encuesta realizada por el departamento coincidieron en que el entorno de negocios del país indochino se mejora cada día más. Autoridades nacionales notificaron que los empresarios estadounidenses ya no se limitan a verter sus inversiones en algunos sectores convencionales de alto ingreso, sino que colocarán además en el futuro su capital en campos como entretenimiento y turismo. No obstante, aún el capital estadounidense no llega a estar entre los cinco primeros, como también está muy lejos de acercarse al monto que invierte la República de Corea en la nación indochina[4].

Vietnam ha tenido una política proactiva ante las críticas de Trump con relación al déficit comercial. Dicho déficit cada vez mayor en los últimos años a favor de Hanoi alcanzó en el 2016 los 32 000 millones de dólares. La visita de Phuc fue con respuestas y con planes concretos para reducir el desbalance comercial que tiene Estados Unidos. El plan vietnamita no fue para agradarle a Trump, sino para aprovechar y adquirir más productos estadounidense de mayor tecnología. Fue una oportunidad bajo el concepto de beneficio mutuo, porque tal pedido le genera a Estados Unidos empleos.

En los primeros cuatro meses de 2017, los embarques vietnamitas a la nación americana sumaron 12 mil 400 millones de dólares, principalmente en confecciones y textiles, calzado, computadoras, mariscos, productos agrícolas, madera y sus derivados, equipos electrónicos y sus partes. La cifra representó el 20% de las exportaciones de la nación indochina y un aumento del 8,7% respecto a igual etapa anterior. Al mismo tiempo, Estados Unidos se ubica en el octavo lugar entre los 112 países y territorios que colocan inversiones en Vietnam, con 815 proyectos, valorados en casi 11 mil millones de dólares.

La reunión del premier vietnamita en la Oficina Oval, sin embargo, fue ensombrecida por las indicaciones de que Trump sacaría a Estados Unidos del acuerdo climático global que compromete a las naciones a reducir las emisiones de carbono. Al responder brevemente a las preguntas de los periodistas al comienzo de la reunión, Trump dijo que decidiría el acuerdo de París “muy pronto”. Días después se supo del anuncio del retiro de Estados Unidos de dicho acuerdo, lo que tiene un impacto no solo nacional, sino global, elemento que atañe a Vietnam[5]. Contradictoriamente en la Declaración Conjunta, ambos países se comprometieron a seguir trabajando para enfrentar los desafíos mundiales, incluyendo la protección ambiental, la salud mundial, la seguridad sanitaria mundial y la trata de personas y vida silvestre[6].

Tras acordar incrementar la cooperación en defensa basándose en los documentos al respecto firmados en 2011 y 2015, los líderes intercambiaron opiniones sobre la decisión recién adoptada por Washington de transferir un buque patrullero de clase Hamilton a Vietnam, con el fin de mejorar la capacidad de cumplimiento de la ley en el mar del país indochino. El premier vietnamita manifestó su interés en recibir otros medios de defensa de Estados Unidos, entre ellos barcos patrulleros para la policía marítima. Además de dialogar sobre medidas destinadas a ampliar la cooperación en la asistencia humanitaria, la seguridad marítima y el alivio de las secuelas de guerra, los líderes intercambiaron puntos de vista en torno a la posibilidad de una visita de un portaaviones estadounidense a Vietnam, así como iniciativas para energizar los nexos entre las armadas.

Las dos naciones concretaron la rúbrica del Memorando de Entendimiento sobre el establecimiento del grupo de trabajo para la Iniciativa de cooperación en temas de medicina y la asistencia humanitaria, así como también acordaron implementar ese pacto de manera expeditiva. Con respecto a la seguridad y la inteligencia, se comprometieron a colaborar en la lucha contra el terrorismo, la criminalidad transnacional y delitos cibernéticos. Las dos partes son afectadas fuertemente por los ciberataques. El premier Phuc propuso la asistencia de Estados Unidos a Vietnam en su participación en las operaciones de paz de la ONU que recién comenzaron.

Tras pronunciarse por expandir los lazos en la ciencia-tecnología, los líderes manifestaron el apoyo al acuerdo marco sobre la cooperación en el uso pacífico del espacio exterior, así como a los intercambios bilaterales y foros científicos, tecnológicos e innovadores. Por otro lado, apreciaron el incremento de los nexos entre los dos pueblos, especialmente mediante los programas de intercambio académico, y reconocieron la importante contribución a las relaciones bilaterales de la comunidad de vietnamitas en Estados Unidos. Vietnam tiene claridad de los riesgos de ese intercambio, pero a su vez reconoce como necesario y positivo para crear oportunidades de los riesgos.

Actualmente más de 21 mil estudiantes de la nación asiática están matriculados en universidades estadounidenses. Los vínculos académicos están en vigoroso crecimiento y serán impulsados con la apertura de la Universidad Fulbright en Ciudad Ho Chi Minh. Entre esos estudiantes se encuentran grupos que son parte de programas financiados por el propio gobierno vietnamita a talentos con el objetivo de formar profesionales de alto rendimiento en el exterior en las mejores universidades estadounidenses y que en el futuro puedan contribuir al desarrollo nacional, especialmente en las ciencias exactas y naturales. Particularmente, Estados Unidos dio la bienvenida al creciente número de jóvenes vietnamitas en ese país y se comprometió a expedir rápidamente visados.

Con la gira oficial los mandatarios se pronunciaron por trabajar conjuntamente para resolver las secuelas de guerra, incluida la extracción de explosivos y la desintoxicación de la dioxina del Agente Naranja. El presidente Trump apreció la continua cooperación de Vietnam en la búsqueda de estadounidenses desaparecidos en la guerra, y aseguró que colaborará con la nación indochina en los esfuerzos para buscar información de combatientes vietnamitas. En relación con la política migratoria de Trump, Xuan Phuc declaró que Vietnam coordinará activamente con Estados Unidos para repatriar a los ciudadanos sujetos a órdenes de deportación, tomando como base el Tratado binacional sobre la Aceptación del regreso de ciudadanos vietnamitas, firmado en 2008. Los dos líderes acordaron establecer un grupo de trabajo para resolver este asunto.

Por otra parte Phuc y Trump, apreciaron los resultados del Diálogo bilateral sobre los derechos humanos, que tiene como objetivo reducir las diferencias y construir la confianza; así como estimularon el aumento de la cooperación para garantizar que todas las personas tengan acceso pleno a esos derechos. Aún existen diferencias significativas en este sentido, pero el diálogo puede catalogarse de positivo.

Al intercambiar puntos de vista sobre diversos temas regionales e internacionales de interés común, coincidieron en que el Mar del Sur de China[7] abarca rutas de importancia estratégica para la comunidad global y enfatizaron la necesidad de garantizar la libertad de la navegación marítima y aérea y de otros usos legítimos de los recursos marinos. Ratificaron el respaldo absoluto a la solución pacífica de las disputas, sin el uso o la amenaza de utilizar la fuerza, en consonancia con las leyes universales, y con respeto a los procesos diplomáticos y jurídicos. Sin embargo, existe el temor, ante un escenario no descartable de que Washington negocie con Beijing el tema del mar del Sur de China a cambio de la solución de la problemática de la península coreana.

Sin dudas, varios medios occidentales en momentos de la visita del premier vietnamita anunciaban que con el encuentro era el momento para que el presidente estadounidense Donald Trump asegurara a Vietnam sobre la política de Washington hacia el mar del Sur de China. Lo cierto es que, en los tiempos recientes la situación conflictiva que involucra a algunos países  de la ASEAN y China se ha estabilizado a partir del interés de Beijing por avanzar en el establecimiento de un Código de Conducta de las Partes (COC China-ASEAN). Pero también, pese a ello continúan las acciones unilaterales, así como el movimiento de Estados Unidos por la zona, ambas entorpecen el clima de tranquilidad en la zona.

El liderazgo vietnamita tiene dos posibilidades principales en términos de relaciones diplomáticas inminentes, una primera que es promover los mejores vínculos con los Estados Unidos y la segunda mantener la tendencia de un enfoque positivo hacia China, con el fin de mantener la estabilidad en el país y en el extranjero. Esta última ha ido ganando espacio, pero sin dejar de mejorar los lazos con Washington. En cuanto a la historia del triángulo Estados Unidos-Vietnam-China, es una relación compleja, pero debe ser enfocada de manera positiva por parte de Hanoi con el propósito de buscar un equilibrio en el balance de la estabilidad no solo nacional, sino también regional.

También, el progreso en el alcance de los acuerdos China-ASEAN puede ser parcialmente explicado por el hecho de que las esperanzas de Vietnam para el apoyo de los Estados Unidos se han atenuado desde que Trump asumió el cargo. Hanoi necesita un compromiso de la administración Trump sobre el Mar de China Meridional, y no ha estado satisfecho con los comentarios hasta el momento. Desde que abandonó el TPP, Trump ha mantenido silencio en relación al conflicto del mar del Sur de China. Además, la actitud de Trump hacia los poderosos aliados como Japón y la República de Corea también se ha vuelto fría, de acuerdo con su política de “América Primero”. En lugar de mantenerse cerca de estos aliados, Trump pidió a Japón y Corea del Sur que paguen más por mantener tropas estadounidenses, además de sugerir que Seúl pague mil millones de dólares para desplegar el sistema de defensa de área de alta altitud (THAAD). Japón y Corea del Sur no han estado satisfechos, y esto también ha generado preocupaciones potenciales en Vietnam.

Por otro lado, mientras el primer ministro vietnamita visitaba Washington, el senador estadounidense John Mc Cain se encontraba en Hanoi. En su reunión con la  presidenta de la Asamblea Nacional Nguyen Thi Kim Ngan, esta pidió el apoyo continuo del congreso estadounidense para la eliminación del programa de inspección de bagre del Departamento de Agricultura de ese país, el cual afectaría la vida de millones de acuicultores vietnamitas.  Al recibir al senador John Mc Cain, la titular también propuso que ese órgano legislativo respalde la aprobación de las resoluciones dedicadas al impulso de los nexos económicos-comerciales bilaterales.

Estados Unidos es un socio importante de Vietnam y el país indochino está dispuesto a cooperar y fortalecer la asociación integral entre ambas naciones, sobre la base del respeto al régimen político de cada parte y por intereses mutuos. Así lo declaró el presidente Tran Dai Quang al recibir al senador, John McCain.  El mandatario propuso que el Congreso de Estados Unidos continúe apoyando la eliminación del programa de inspección de bagre del Departamento de Agricultura.

Asimismo el presidente vietnamita, pidió que el país norteamericano mantenga la importación con su país y que ambas partes debatan medidas dirigidas a aumentar la cantidad de mercancías estadounidenses en el mercado vietnamita. Sugirió la cooperación bilateral en las labores de búsqueda y rescate y en la industria militar. La cooperación militar hasta el momento se mantiene en el campo de los ejercicios de rescate y salvamento y medicina, así como en la compra de armamento a Estados Unidos.

Por su parte, John McCain afirmó que Washington seguirá cooperando con Hanoi en la implementación de los proyectos de descontaminación de dioxina, alivio de secuelas de la guerra y otros sectores de interés común. Reiteró la posición de Estados Unidos de apoyar la libertad de navegación marítima y aérea y la colaboración entre los países con el de evitar los riesgos de seguridad para el desarrollo y la estabilidad.

McCain también se reunió con el ministro de Defensa de Vietnam, general de Ejército Ngo Xuan Lich. El titular vietnamita, destacó las contribuciones de John McCain, presidente del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado de Estados Unidos, a la promoción de la normalización de las relaciones entre los dos países. Al recibir en Hanoi al senador John McCain, Xuan Lich resaltó que Vietnam y Estados Unidos han visto una fructífera cooperación en defensa, incluyendo el intercambio de delegaciones a todos los niveles, entrenamiento de personal, consultas de diálogo, labor de búsqueda y rescate, y soluciones de las consecuencias de la pasada guerra. Recientemente, Estados Unidos compartió con Vietnam su experiencia en relación con la misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, agregó.

Por su parte, McCain se comprometió a proponer que el Congreso y el gobierno de Estados Unidos continúen asistiendo a Vietnam en el tratamiento del medioambiente contaminado con dioxinas, superación de las consecuencias de la guerra, mantenimiento de la seguridad marítimas, y otros campos de interés común. De acuerdo con lo programado, durante su estancia en Vietnam, el senador estadounidense visitó el buque USS John S. McCain, que está siendo mantenido en el puerto internacional de Cam Ranh.

Consideraciones finales

La visita del alto dirigente vietnamita puede considerarse como estratégica y con un enfoque sabio ante la actitud del mandatario estadounidense. Algunos pueden pensar que esto es el acercamiento creciente entre ambas partes para contrarrestar los efectos de China, sin embargo es mucho más que eso; es la ofensiva inteligente vietnamita para aligerar las posiciones de Estados Unidos con aquellos países con los que tiene déficit. Es la búsqueda de soluciones comerciales con su principal mercado exportador y que se retiró del tratado que más beneficio podría traerle en su relación con Washington, el TPP. Es por ello, que es necesaria la búsqueda de un acuerdo bilateral que sea de mutuo beneficio más allá del establecido anteriormente.

Las relaciones bilaterales Vietnam-Estados Unidos se encuentran al nivel de Asociación Integral, sin embargo existen esferas que pueden considerarse como estratégicas. Los propios vínculos en cuestiones de defensa-seguridad hacen que aún no sean a ese nivel en su totalidad. Muchas veces se confunde por los medios de comunicación y se intenta dar una imagen distorsionada a favor de Estados Unidos. En el marco militar, las relaciones son cautelosas por parte de Vietnam, avanzan en planos que puedan ser beneficiosos para Hanoi, como el de rescate y salvamento, medicina militar, compra de algunos tipos de armamentos a Washington en el período más reciente, entre otros, pero aún hay espacios que no se profundizan como medida cautelar.

Estados Unidos intenta profundizar fuertemente sus lazos con Vietnam, luego del distanciamiento en los últimos años con Tailandia (después del golpe militar en 2014), el acercamiento de Filipinas a China, las diferencias con Cambodia, entre otros. Además es uno de los que más complicada ha tenido las relaciones recientes con China. El propósito es que se convierta en una pieza clave en el Sudeste Asiático en su estrategia. Vietnam se enfoca en ser cauteloso y mantiene la concepción de “perdonar pero no olvidar”. También persigue el requilibrio en el Sudeste Asiático, pero también quiere evitar lo que manifestó el propio premier Phuc, “cuando los búfalos luchan, las moscas pueden resultar heridas”.

La visita del primer ministro vietnamita puede caracterizarse de exitosa por lograr una serie de acuerdos que se proyectaron en función del interés nacional, pero a su vez contribuyeron a calmar al presidente estadounidense. Sin embargo, se mantuvieron presentes diferencias en algunos temas comerciales, entre ellos algo que pasó casi desapercibido: el no reconocimiento aún del estatus de economía de mercado vietnamita. Por los días de su visita, se estuvo moviendo el tema de la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre Cambio Climático, un tema muy sensible para Hanoi, al ser uno de los más afectados globalmente. Las relaciones aunque tienden a seguir profundizándose no pueden aún catalogarse de asociación estratégica.

Referencias bibliográficas:

  • González Saez, Ruvislei (2017). Relaciones de la República Socialista de Vietnam con los Estados Unidos en el período 2016-2017. Centro de Investigaciones de Política Internacional. La Habana, Cuba. Obra citada página 8.

Bibliografía

 

[1] Disponible en: http://www.radiohc.cu/noticias/internacionales/127646-trump-invita-al-primer-ministro-vietnamita-a-visitar-estados-unidos.

[2] Estados Unidos ha reconocido el papel del Partido Comunista vietnamita pese a no estar de acuerdo con su sistema político.

[3] Empresa conjunta de General Electric y la francesa Safran.

[4] Según (González, 2017: 8) Mientras Corea del Sur tenía aprobado 5873 proyectos con un capital de inversión total registrado de 50 980, 83 millones de dólares, Estados Unidos tenía 826 proyectos con un monto de 10 175,04 millones de dólares.

[5] El Banco Mundial ha clasificado a Vietnam, cuya población vive principalmente en zonas costeras y deltas de baja estatura, como uno de los cinco países más propensos a verse afectados por el cambio climático. Con 2.000 kilómetros de costa y millones de personas que viven en el delta del Mekong, se considera particularmente vulnerable a los efectos del aumento de los mares.

[6] Joint statement for enhancing VN-U.S. comprehensive partnership. http://news.chinhphu.vn/Home/Joint-statement-for-enhancing-VNUS-comprehensive-partnership/20176/30781.vgp

[7] Reconocido internacionalmente, sin embargo es Mar del Este para Vietnam como un elemento  de neutralidad.

Leave a Reply

Scroll To Top